Que son los contratos de futuro

 ¿Que son los contratos de futuro?

Forman parte de los productos derivados, y, como su propio nombre indica, es un contrato de compraventa. Pero éstos se pueden aplazar en el tiempo (” contratos de futuro “). En el contrato se indica el activo que se pretende intercambiar, el precio, la cantidad y la fecha que en el futuro se realizará la transacción.

Un simple ejemplo para entender los contratos de futuro:

Imagina que un granjero, que acaba de sembrar maíz, hace un contrato  para vender toda su producción de maíz a un inversor. Éste cree que el maíz va a subir su precio. El contrato sería un contrato de futuro, que especifica un precio, la cantidad (toda la producción del granjero), y la fecha (cuando esté madura la cosecha).contratos de futuro El granjero, sabe que ha vendido toda su cosecha, y ya le da igual el precio del mercado cuando la cosecha esté lista. Ahora está tranquilo.

El granjero puede vender el contrato antes de su vencimiento. Por ejemplo, a una fábrica de galletas de maíz, o bien esperar a que venza el contrato para quedarse con el producto. Si el precio del maíz está más caro que el precio pactado en el momento de la entrega del producto, el inversor sale beneficiado. Pero si el maíz está más barato, es el agricultor el que sale ganando.

 Este es un simple ejemplo para que entiendas el concepto. Aunque en realidad, este tipo de contratos de futuro se negocian siempre en mercados organizados. En estos mercados puedes encontrar contratos de futuro de productos tales como:
  • Incieces bursátiles (Eurostoxx, Ibex, Dow Jones, Dax, S&P, Nascad)
  • Renta fija, como el bono americano, alemán…
  • Todo tipo de materias primas (Petróleo, oro, gas, maíz, trigo, arroz…)
  • Las divisas (Euro, dolar, yen…). Este tipo de contratos  de futuro, no es necesario mantenerlos hasta el final de su vencimiento. Se pueden vender en cualquier momento.  A su vencimiento, tampoco es necesario comprar el producto. Tan sólo es suficiente con pagar la diferencia entre el precio que se acordó y el precio en ese momento.

La gran ventaja  de los  contratos de futuro es que son ideales para la especulación. Así, sólo es necesario aportar una garantía, (una parte del precio del producto). Por lo que jugamos con un gran aplancamiento.

Deja un comentario